facebook twitter youtube

馃摚 UNA CIUDAD QUE VALGA LA PENA SER VIVIDA

/ 驴Sab铆an ustedes que seg煤n la Carta Mundial del Derecho a la ciudad para el a帽o 2050 se estima que el 65% de la poblaci贸n mundial desarrollar谩 la totalidad de su vida en centros urbanos, que ir谩n desde peque帽os conglomerados hasta megaciudades?

驴Sab铆an ustedes que seg煤n la Carta Mundial del Derecho a la ciudad para el a帽o 2050 se estima que el 65% de la poblaci贸n mundial desarrollar谩 la totalidad de su vida en centros urbanos, que ir谩n desde peque帽os conglomerados hasta megaciudades?

Esta realidad, que hasta hace unos a帽os parec铆a una visi贸n lejana y futurista, es un hecho para muchos de los que trascurrimos la mayor parte de nuestra vida en la Metr贸polis de Buenos Aires, lo cual nos enfrenta a la urgente necesidad de trabajar en el diagn贸stico y la planificaci贸n de los ecosistemas de los cuales pr谩cticamente todos los seres humanos formaremos parte.

La industrializaci贸n, la tecnificaci贸n y la urbanizaci贸n de la vida humana son un hecho y es pr谩cticamente impensable nuestra vida sin incluirla en un ecosistema urbano, a la vez como agente y como elemento constitutivo y por ende, transformador.

En ese sentido, consideramos imprescindible que quienes habitamos y habitaremos futuras ciudades y megaciudades, como la Metr贸polis de Buenos Aires, empecemos con urgencia a planificar c贸mo administrar el crecimiento incesante que nuestra ciudad viene transitando y que supone mayor cantidad de ciudadanos y ciudadanas que desarrollan en ella sus proyectos de vida.

Quienes vivimos y recorrimos la ciudad en los 煤ltimos 30 a帽os, podemos dar fe de que el nivel de contaminaci贸n ambiental, visual y sonora junto con la precarizaci贸n en los servicios b谩sicos, de transporte, salud, y educaci贸n constituyen una realidad innegable. Hoy m谩s que nunca podemos aseverar que el modelo de mercantilizaci贸n de la ciudad a trav茅s del desarrollo inmobiliario no es la soluci贸n al crecimiento demogr谩fico. Muy por el contrario, este modelo de desarrollo inmobiliario sin control ha generado graves desigualdades y problemas cotidianos que van desde la falta de acceso al agua, hasta largas horas desperdiciadas en traslados por la ciudad, producto de un dise帽o parcializado y gentrificado del espacio urbano. Tambi茅n, un crecimiento desmedido de la inquilinizaci贸n de la vivienda.

Aunque para muchos, estos problemas son parte de vivir en una gran ciudad, desde un enfoque integral del ecosistema urbano y desde una perspectiva inclusiva y feminista, creemos que la cuesti贸n no son las ciudades en s铆 sino c贸mo su desarrollo y crecimiento se manifiesta cuando desde el Estado no se aplican pol铆ticas integrales de planificaci贸n urbana que pongan en el centro la vida de las personas y no el enriquecimiento de grandes constructoras, empresas de ingenier铆a y afines.

Cuando hablamos de desarrollo urbano, tenemos que poner el foco en que las ciudades deben ser ecosistemas pensados por y para la ciudadan铆a y en ese sentido la esencialidad del acceso a la vivienda, a la educaci贸n, a la salud, a espacios verdes y deportivos son los primeros indicadores a ser tenidos en cuenta en el momento de planificar cualquier cambio, avance o reconversi贸n del espacio urbano.

Los ciudadanos deben ser los verdaderos decisores, y no meros espectadores consultados s贸lo para cuestiones superficiales. Debemos ser nosotros quienes planifiquemos la vida en la ciudad. Por eso, se escuchan las voces de los barrios pidiendo que se frenen los cambios. No es nostalgia, no es resistencia al cambio. 隆Es clamor por la calidad de vida! 驴Cu谩ntos habitantes por km2 es sano?聽 La densidad de poblaci贸n promedio en CABA es de 14.000 h/km2. Pero, en algunos barrios llegamos a 32.500 h/km2. 聽Los permisos de construcci贸n deber铆an otorgarse desde las comunas en trabajo conjunto con los consejos consultivos, somos nosotros quienes conocemos nuestra situaci贸n.

Desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad, pensamos que es importante plantear un cambio de paradigma en el modo de planificar el desarrollo urbano de nuestra ciudad, poniendo especial atenci贸n en aquellos barrios o comunas hist贸ricamente postergadas, que requieren un diagn贸stico integral que aborde todas las dimensiones incluyendo aspectos de infraestructura p煤blica, vivienda, educaci贸n, salud y espacios verdes. Como lo dice el art铆culo 17 de la ley 1777 de Comunas, las partidas que el presupuesto asigna a las Comunas se distribuyen teniendo en cuenta pautas de equidad. 聽Se elabora una matriz presupuestaria que permita generar criterios de distribuci贸n y compensaci贸n de las diferencias estructurales existentes entre los distintos barrios y zonas de la ciudad.

Actualmente existen muchas organizaciones de ciudadanos no conformes con las condiciones de vida en la ciudad, por la falta de espacios verdes, por la falta de vacantes, por el aumento rampante de la inquilinizaci贸n y la falta de vivienda, por la falta de presupuesto para salud y educaci贸n, por el descuido y desprecio del patrimonio hist贸rico, por la contaminaci贸n sonora y los procesos de gentrificaci贸n.

Tenemos el desaf铆o y la posibilidad de avanzar hacia una ciudad distinta, empezando por aquellas comunas m谩s desfavorecidas y empobrecidas, que necesitan de una inversi贸n que cambie definitivamente su calidad de vida, donde el desarrollo urbano se cristalice en espacios comunitarios pensados por y para la diversidad de los y las habitantes, su bienestar f铆sico, ps铆quico y social.