facebook twitter youtube

馃挵 LA MERCANTILIZACI脫N DEL HAMBRE

/ El arte de hacer negocios con la alimentaci贸n en tiempos de crisis sanitaria y econ贸mica

.
 
.
Por Mar铆a Eva Koutsovitis (Investigadora del IPYPP / Coordinadora de la CLIC) Jonatan Baldiviezo (Observatorio del Derecho a la Ciudad 鈥 ODC) Franco Armando (IPYPP/Frente Salvador Herrera de la CTA Aut贸noma Capital) Myriam Leonor Godoy Arroyo (ODC/IPYPP)

1. INTRODUCCI脫N聽

La asistencia alimentaria en las villas y Barrios Populares de la Ciudad de Buenos Aires se realiza a trav茅s de comedores comunitarios asistidos por el programa de Atenci贸n a Grupos Comunitarios del GCBA que dependen del Ministerio de Desarrollo Humano y H谩bitat.聽
El sistema consiste en la entrega de raciones crudas por parte del GCBA, a trav茅s de empresas concesionarias, a los comedores comunitarios reconocidos. Las trabajadoras comunitarias, sin ning煤n tipo de reconocimiento salarial se encargan diariamente de recibir los alimentos crudos, elaborarlos y entregarlos seg煤n la modalidad de vianda o habilitando el espacio comunitario para que las familias puedan almorzar, merendar y cenar.
La pandemia del Coronavirus Covid-19 oblig贸 a realizar ciertos cambios en el sistema.
En primer lugar, en los comedores se empez贸 a entregar solamente viandas ya que sanitariamente no era aconsejable la aglomeraci贸n de personas comiendo en un espacio cerrado del comedor.聽
En segundo lugar, muchos comedores empezaron a cerrar porque las/los trabajadoras/es comunitarios encargadas de sostener la asistencia alimentaria se contagiaron de Covid-19. Lamentablemente son muchas/os las/os referentes de espacios comunitarios fallecidos: Gladys Arga帽araz, Ramona Medina, V铆ctor Giracoy, Agust铆n Navarro y tantas/os otros/as.
En este contexto, el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), organismo creado por la Ley N掳 1.251 y principal responsable de las pol铆ticas habitacionales porte帽as, comenz贸 a ocuparse de la asistencia alimentaria en los barrios populares mediante la entrega de bolsones de alimentos a las familias con necesidades alimentarias, solap谩ndose con la tarea desarrollada por Grupos Comunitarios.聽
El IVC reconoce esta situaci贸n expresando:聽
鈥淓llo en virtud de la Pandemia declarada en relaci贸n con el Coronavirus (COVID-19), la cual ha forzado al Gobierno Nacional a ampliar la emergencia p煤blica en materia sanitaria establecida por Ley N掳 27.541, a trav茅s del Decreto de Necesidad y Urgencia N掳 260/20 y su modificatorio, as铆 como tambi茅n el aislamiento social preventivo y obligatorio establecido en todo el territorio de la Naci贸n por el Decreto de Necesidad y Urgencia N掳 297/2020.
Asimismo, en el 谩mbito de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires se ha declarado la emergencia sanitaria a los fines de atender y adoptar las medidas necesarias para prevenir y reducir el riesgo de propagaci贸n del contagio en la poblaci贸n del coronavirus (COVID-19), a trav茅s del Decreto de Necesidad y Urgencia N掳 1/GCBA/20.
En efecto, en el marco de la mencionada pandemia global, la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio para reducir la tasa de contagio y colaborar as铆 con la capacidad de atenci贸n del sistema de salud ha transformado la rutina de las personas, en tanto se ha afectado la din谩mica de la econom铆a y de las actividades productivas.
As铆 las cosas, las restricciones a la circulaci贸n y las medidas de aislamiento preventivo, impactan a las personas vinculadas al sector informal de la econom铆a. Es que las personas de bajos recursos que viven en los Barrios Populares, asentamientos y Complejos Habitacionales de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires, han sufrido una notable discontinuidad y/o p茅rdida de sus ingresos durante la actual cuarentena. Dicho de otro modo, se puede decir que la pandemia en cuesti贸n ha impactado sobre los
ingresos de estos hogares, cuya subsistencia inmediata depende de lo que d铆a a d铆a obtienen con el fruto de su trabajo.
De este modo, el bienestar de los hogares se vio afectado debido a la situaci贸n de vulnerabilidad econ贸mica que enfrentan los grupos poblacionales de los Barrios Populares, asentamientos y Complejos Habitacionales que este Instituto de Vivienda tiene intervenci贸n.
En este orden de ideas, existe una manifiesta imposibilidad de las familias de los hogares vulnerables de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires de cubrir por s铆 -tal como lo hac铆an antes de la pandemia- el costo de los alimentos necesarios para su subsistencia. Ello debido a que los salarios informales que normalmente percib铆an se encuentran actualmente disminuidos o interrumpidos como consecuencia de la suspensi贸n de las actividades productivas en el marco del mencionado Aislamiento social preventivo y obligatorio.
De lo expuesto hasta aqu铆 se desprende que los habitantes que residen en los Barrios Populares, asentamientos y Complejos Habitacionales en los que este Instituto de Vivienda interviene padecen en mayor medida la vulnerabilidad en el acceso a los alimentos producto de la actual pandemia asociada a los efectos del Coronavirus -COVID 19-, situaci贸n que esta Direcci贸n General no puede ignorar de manera alguna.
Pues bien, esta Direcci贸n General entiende que el derecho a una vivienda adecuada incluye tener acceso a servicios adecuados. Es decir, el derecho a una vivienda adecuada incluye tambi茅n un acceso sostenible y no discriminatorio a los servicios fundamentales en materia de salud, seguridad, comodidad y alimentaci贸n.
De este modo, dado el panorama actual hay familias que se encuentran inmersas en una situaci贸n de vulnerabilidad socioecon贸mica, por lo que esta Direcci贸n General entiende que resulta necesario brindar de manera inmediata una soluci贸n integral para as铆 mitigar las consecuencias de la pandemia asociada a los efectos del Coronavirus -COVID 19.
Pues ante situaciones de emergencia social y sanitaria, la prioridad de este Organismo es la de colaborar con el acceso a los bienes y servicios b谩sicos indispensables para la poblaci贸n de los barrios m谩s vulnerables.
El abordaje social y territorial que este IVC ha tenido en los Barrios vulnerables durante los 煤ltimos a帽os, permiti贸 que sea posible detectar las dificultades actuales de las familias, contribuyendo de este modo a la eficiencia de la gesti贸n p煤blica, procurando la satisfacci贸n de las necesidades de los vecinos m谩s vulnerables de esta Ciudad.
(鈥) De este modo, la asistencia alimentaria tiene en miras la satisfacci贸n del inter茅s p煤blico, en consonancia con las funciones inherentes de este Instituto.
En definitiva, esta Direcci贸n General entiende que resulta indispensable disipar la situaci贸n de angustia e incertidumbre que genera la imposibilidad de ir a trabajar brindando asistencia alimentaria a las familias de los sectores m谩s vulnerables de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires, ante la cuarentena nacional por el Coronavirus - COVID-19.
En efecto, habi茅ndose analizado el panorama actual y teniendo en consideraci贸n el constante incremento de la demanda de los alimentos de primera necesidad por parte de las familias, es que esta Direcci贸n General consider贸 oportuno efectuar la contrataci贸n de bolsones de alimentos.鈥

2. EL NEGOCIO DE LA ALIMENTACI脫N

2.1. Negocio de la intermediaci贸n.
El IVC decidi贸 privatizar este servicio de alimentaci贸n contratando la entrega de bolsones con empresas de catering como Sano y Bueno Catering S.A.聽
Estas son las empresas de catering que ofertaron siendo la que mejor precio ofert贸 la empresa Sano y Bueno Catering S.A.

.
El IVC contrat贸 con la empresa Sano y Bueno Catering S.A. la entrega de 30.000 bolsones de alimentos por la suma de $36.000.000, es decir, cada bols贸n cost贸 $1.200. El propio IVC en un Informe reconoce que adquiri贸 un total de 30.000 bolsones de comida a ser distribuidos mensualmente en mayo, junio y julio.聽
El IVC en su informe incorpora un relevamiento de precios minoristas y a su medida eligieron marcas y precios para justificar la razonabilidad de los montos pagados en la contrataci贸n. Las marcas y los productos elegidos no corresponden a los alimentos entregados a las familias. El propio informe del IVC aclara que son 鈥渆jemplos鈥 de precios minoristas relevados para un conjunto de productos, algunos de los cuales ni siquiera forman parte de la contrataci贸n.
2020 - 07 - 16 - informe IVC - bolsones.pdf 128.66 KB

2.2. 驴C贸mo est谩n compuestos estos bolsones?
La contrataci贸n especifica el listado del contenido de la mercader铆a de cada bols贸n. 聽
.
Productos efectivamente entregados en cada bols贸n
A fin de analizar la razonabilidad de la contrataci贸n y la existencia de sobreprecios o sobrecostos presentamos el 鈥減recio minorista鈥 de los productos efectivamente entregados (Columna N掳 1), el precio de productos de otras marcas (Columna N掳 3 y N掳 4) y los ejemplos de listado de precios aportados por el propio IVC (Columna N掳 2 y N掳 3).聽
.
El IVC hizo circular por los barrios un informe con el objeto de justificar los precios de la contrataci贸n aclarando que los $1.200 incluyen el costo de embolsado, apilado y distribuci贸n. Es oportuno aclarar que por distribuci贸n se entiende llevar la mercader铆a a un solo punto en Barracas seg煤n estableci贸 la contrataci贸n y el termino 鈥渁pilado鈥 no es claro.聽

2.3. CONCLUSIONES聽

A. De acuerdo con el relevamiento realizado, el IVC est谩 pagando por cada bols贸n $1.200 cuando el precio 鈥渕inorista鈥 de los productos efectivamente entregados a las familias ronda los $640 y el precio de acuerdo al total de los productos contratados ronda alrededor de los $ 700.聽
B. Destacamos que son precios minoristas, es decir, el costo del producto por unidad. Por lo tanto, como m铆nimo por adquirir estos productos a precio mayorista, la empresa intermediaria debi贸 pagar entre un 10% y un 15% menos. En esta contrataci贸n se compraron 30 mil unidades de cada producto alimentario a $36 millones.聽
C. Es decir, el IVC pag贸 $1.200 por un bols贸n y a las familias les lleg贸 efectivamente alimentos por la mitad de dicho valor.聽
D. La empresa, en este caso Sano y Bueno Catering S.A. est谩 cobrando casi un 100% m谩s de lo que gasta en adquirir los productos, es decir, $18 millones.
E. EL IVC en su defensa sostiene que este precio incluye los impuestos. El IVC hizo retenciones por aportes previsionales, impuesto a las ganancias e impuesto a los ingresos brutos por un total de $476.177 cada doce (12) millones. Es decir, de los 36 millones, solo $1.428.531 se van en impuestos. Por fuera del costo supuesto de los alimentos, a la empresa le estar铆an quedando $16,5 millones.聽

.
F. Para el IVC est谩 bien que el 50% de los costos de la compra de alimentos se vaya en el embolsado, apilado y en la distribuci贸n. Cabe aclarar que por distribuci贸n se entiende llevar la mercader铆a a un solo punto en Barracas seg煤n estableci贸 la contrataci贸n. Es decir que el costo de trasladar los alimentos a un punto de entrega de la Ciudad es equivalente al costo de elaboraci贸n y producci贸n de los alimentos entregados.聽
G. El IVC en su informe nos informa que hizo un relevamiento de precios minoristas y a su medida eligieron marcas y precios para justificar la razonabilidad de los montos pagados en la contrataci贸n.聽
Esta conducta soslaya todo principio de transparencia de un organismo estatal. La contrataci贸n ya fue aprobada, la mercader铆a recibida y el precio pagado. El IVC nos deber铆a informar qu茅 productos (y sus marcas correspondientes) efectivamente fueron recibidos y entregados a las familias.聽
Nos deber铆a mostrar el expediente electr贸nico completo donde figure el acta de recepci贸n de la mercader铆a con su preciso detalle de las marcas, fechas de vencimiento y condiciones de la mercader铆a.聽
Es m谩s, deber铆a exigirle a la empresa Sano y Bueno Catering S.A. que le brinde copia de cada factura de los alimentos comprados para efectivamente saber el precio de los productos y no salir a realizar un relevamiento de precios minoristas.聽
H. En las compras de alimentos el Estado no direcciona las ofertas estableciendo las marcas de los productos. Pero las empresas ofertantes si deben informar qu茅 tipo de producto y su respectiva marca para que el Estado, en este caso, el IVC, pueda verificar la razonabilidad de la oferta y comparar las ofertas de los distintos competidores.聽
EL IVC acept贸 la oferta de Sano y Bueno Catering S.A. sin que en ella figure la marca de cada producto.聽
Por lo tanto, no existe forma de que el IVC haya podido comparar las ofertas por la calidad del producto y no existe forma de que pueda controlar lo que la empresa le iba a entregar. La empresa puede entregar productos de cualquier calidad y el IVC igual le pagar铆a $1.200 por bols贸n.聽
Otro defecto muy grave en esta contrataci贸n.

.
3. La explotaci贸n de las mujeres voluntarias que hacen trabajo comunitario

La empresa entrega los bolsones en un 煤nico punto, y una vez m谩s son las trabajadoras comunitarias quienes deben retirar los alimentos del centro de acopio, trasladarlos a los espacios comunitarios barriales y desarrollar la log铆stica necesaria para entregar los bolsones de alimento, puerta a puerta.聽
Todo esto sin recibir elementos adecuados de protecci贸n, ayuda econ贸mica que permita sostener la log铆stica de entrega ni ning煤n tipo de reconocimiento salarial por la tarea realizada. Cada familia beneficiada recibe 1 (un) bols贸n cada 15 d铆as.聽
Las familias, independientemente de su composici贸n familiar, reciben 1 (uno) bols贸n cada 15 d铆as. A todas luces se advierte la insuficiencia de los alimentos entregados para garantizar la alimentaci贸n adecuada.聽
Esta situaci贸n se agrava de sobremanera para las personas que est谩n en cuarentena obligatoria y no pueden salir de sus casas.聽
En la siguiente imagen se visualizan los productos dados a una familia en cuarentena obligatoria en una villa para 15 d铆as.

.
El gobierno porte帽o gasta en los bolsones alimentarios el 100% m谩s de lo que las familias reciben. El costo adicional, pagado por el gobierno porte帽o como consecuencia de la contrataci贸n de empresas intermediarias, permitir铆a pagarles el salario a 300 trabajadoras comunitarias cuyo trabajo esencial no es reconocido por el estado y son ellas quienes vienen gestionando la pandemia en la primera l铆nea de los barrios populares.

4. Hacia la desmercantilizaci贸n y desprivatizaci贸n de la alimentaci贸n.

El negocio de las empresas intermediarias 鈥渇leteras鈥 de bienes y servicios esenciales, que acumulan enormes ganancias precarizando las pol铆ticas p煤blicas, es parte del d茅j脿 vu porte帽o. As铆 es como estas empresas por s贸lo trasladar agua en camiones aguateros, alimentos a granel o barbijos, generan brutales sobrecostos al estado.聽
La sola decisi贸n del GCBA de comprar directo a las cooperativas y a los productores de alimentos, permitir铆a mejorar la calidad nutricional de la asistencia alimentaria, alcanzar mayor cantidad de hogares y reconocer salarialmente el trabajo de las mujeres trabajadoras comunitarias, quienes voluntariamente se encuentran organizadas frente a la urgencia del hambre y hoy en la primera l铆nea gestionan la pandemia en las barriadas humildes de la ciudad m谩s rica.


2020 - 07 - 19 - Informe - Bolsones Alimentarios IVC VERSI脫N FINAL.pdf 1.05 MB