facebook twitter youtube

2020/01 - El Comité de DDHH reconoce que los impactos del cambio climático podrían generar una violación del derecho a la vida.

/ El Comité de Derechos Humanos en un dictamen reconoce que si los Estados, tanto a nivel nacional como internacional, no actúan para frenar el cambio climático, llegará un momento en el que se podrá considerar que sus impactos constituyen una violación del derecho a la vida.


El Comité de Derechos Humanos en un dictamen reconoce que si los Estados, tanto a nivel nacional como internacional, no actúan para frenar el cambio climático, llegará un momento en el que se podrá considerar que sus impactos constituyen una violación del derecho a la vida.



El Comité de Derechos Humanos emitió su observación[1][2] (7 de enero de 2020) en relación a una comunicación individual presentada por Ioane Teitiota contra el Estado de Nueva Zelanda por deportación 


Ioane Teitiota, nacional de la República de Kiribati, nació en la década de 1970. Su solicitud de estatuto de refugiado en Nueva Zelandia fue rechazada. Afirmó que el Estado de Nueva Zelanda violó su derecho a la vida en virtud del Pacto, al deportarlo a Kiribati en septiembre de 2015 al rechazar su solicitud de asilo.

Afirmó que los efectos del cambio climático y el aumento del nivel del mar la obligaron a emigrar de la isla de Tarawa, en la República de Kiribati, a Nueva Zelanda. La situación en Tarawa se ha vuelto cada vez más inestable y precaria debido al aumento del nivel del mar causado por el calentamiento global. El agua dulce se ha vuelto escasa debido a la contaminación con agua salada y el hacinamiento en Tarawa. Los intentos de combatir el aumento del nivel del mar han sido en gran medida ineficaces. La tierra habitable en Tarawa se ha erosionado, lo que ha dado lugar a una crisis de vivienda y disputas de tierras que han causado numerosas víctimas mortales. Kiribati se ha convertido así en un entorno insostenible y violento.

También afirmó que, al deportarlo a Kiribati, Nueva Zelandia violó su derecho a la vida en virtud del Pacto. El aumento del nivel del mar en Kiribati ha dado lugar a: (a) la escasez de espacio habitable, que a su vez ha causado disputas violentas de tierras que ponen en peligro la vida del autor; y (b) la degradación del medio ambiente, incluida la contaminación por agua salada del suministro de agua dulce.                 

9.3. El Comité recordó que el párrafo12 de su observación general No 31 (2004) sobre la naturaleza de la obligación jurídica general impuesta a los Estados partes en el Pacto, en el que se refiere a la obligación de los Estados Partes de no extraditar, deportar, expulsar o expulsar de otro modo a una persona de su territorio cuando existan motivos sustanciales para creer que existe un riesgo real de daño irreparable como el contemplado en 6 artículos y 7 artículos. El Comité también ha indicado que el riesgo debe ser personal, que no puede derivarse simplemente de las condiciones generales del Estado receptor, salvo en los casos más extremos, [3]y que existe un umbral elevado para proporcionar motivos sustanciales para demostrar que existe un riesgo real de daños irreparables.[4] La obligación de no extraditar, deportar o transferir de otro modo de conformidad con el artículo 6 del Pacto puede ser más amplia que el alcance del principio de no devolución en virtud del derecho internacional de los refugiados, ya que también puede exigir la protección de los extranjeros que no tienen derecho al estatuto de refugiado. Por consiguiente, los Estados partes deben permitir que todos los solicitantes de asilo que reclamen un riesgo real de violación de su derecho a la vida en el Estado de origen accedan a los refugiados u otros procedimientos individualizados o de determinación del estatuto grupal que puedan ofrecerles protección contra la devolución. [5] Por lo tanto, deben tenerse en cuenta todos los hechos y circunstancias pertinentes, incluida la situación general de los derechos humanos en el país de origen del autor.[6][7]El Comité recuerda que, en general, corresponde a los órganos de los Estados Partes examinar los hechos y las pruebas del caso a fin de determinar si existe tal riesgo, a menos que se pueda establecer que esta evaluación fue claramente arbitraria o equivalía a un error manifiesto o a una denegación de justicia.[8]

9.4. El Comité recordó que el derecho a la vida no puede entenderse adecuadamente si se interpreta de manera restrictiva, y que la protección de ese derecho exige a los Estados partes que adopten medidas positivas. El Comité recuerda también su observación general No 36, en la que estableció que el derecho a la vida también incluye el derecho de las personas a disfrutar de una vida con dignidad y a estar libres de actos u omisiones que causarían su muerte prematura o antinatural. El Comité recuerda además que la obligación de los Estados Partes de respetar y garantizar el derecho a la vida se extiende a amenazas razonablemente previsibles y situaciones que ponen en peligro la vida y que pueden dar lugar a la pérdida de vidas. [9] Los Estados Partes pueden infringir el artículo 6 del Pacto, incluso si tales amenazas y situaciones no dan lugar a la pérdida de vidas. [10] [11] Además, el Comité recuerda que la degradación ambiental, el cambio climático y el desarrollo insostenible constituyen algunas de las amenazas más apremiantes y graves parala capacidad de las generaciones presentes y futuras que gozan del derecho a la vida. [12]

9.5. El Comité observó también que, además de los tribunales regionales de derechos humanos, ha establecido que la degradación ambiental puede comprometer el disfrute efectivo del derecho a la vida, [13] y que la degradación ambiental puede afectar negativamente al bienestar de una persona y conducir a una violación del derecho a la vida.[14]

9.7          Al evaluar si las autoridades del Estado Parte proporcionaron al autor una evaluación adecuada e individualizada del riesgo de amenaza a su derecho a la vida, el Comité toma nota en primer lugar de la alegación del autor de que la creciente escasez de tierras habitables en Tarawa ha dado lugar a conflictos de tierras violentos que han producido víctimas mortales. A este respecto, el Comité considera que una situación general de violencia sólo tiene suficiente intensidad para crear un riesgo real de daño irreparable en virtud de los artículos 6 o 7 del Pacto en los casos más extremos, cuando existe un riesgo real de daño simplemente en virtud de que una persona esté expuesta a dicha violencia a cambio, [15] o cuando el individuo en cuestión se encuentra en una situación particularmente vulnerable. Al evaluar las circunstancias del autor, el Comité toma nota de la ausencia de una situación de conflicto general en la República de Kiribati. [16] Señala que el autor se refiere a incidentes esporádicos de violencia entre los reclamantes de tierras que han dado lugar a un número no especificado de víctimas, y toma nota de la declaración del autor ante las autoridades nacionales de que nunca había sido condenado a una disputa de tierras de este tipo. El Comité toma nota también de la declaración del Tribunal de que el autor parece aceptar que no estaba alegando un riesgo de daño específico para él, sino más bien un riesgo general al que se enfrentan todos los individuos en Kiribati. El Comité toma nota además de la falta de información del autor sobre si la protección del Estado sería suficiente para hacer frente al riesgo de daño de los actores no estatales que participan en actos de violencia durante las disputas de tierras. Si bien el Comité no cuestiona las pruebas presentadas por el autor, considera que el autor no ha demostrado una clara arbitrariedad o error en la evaluación de las autoridades nacionales en cuanto a si se enfrentaba a un riesgo real, personal y razonablemente previsible de una amenaza a su derecho a la vida como resultado de actos violentos como resultado del hacinamiento o disputas de tierras privadas en Kiribati. 

9. 8         El Comité toma nota asimismo de las alegaciones del autor ante las autoridades nacionales de que se vería gravemente perjudicado por la falta de acceso al agua potable en Tarawa, ya que las lentes de agua dulce se habían agotado debido a la contaminación del agua salada producida por el aumento del nivel del mar. A este respecto, el Comité observa que, según el informe y testimonio del investigador sobre cambio climático John Corcoran, el 60% de los residentes de Tarawa meridional obtuvieron agua dulce a partir de suministros racionados proporcionados por la junta de servicios públicos. El Comité toma nota de las conclusiones de las autoridades nacionales de que no había pruebas de que el autor no hubiera acceso al agua potable en la República de Kiribati. Si bien reconoce las dificultades que puede causar el racionamiento del agua, el Comité observa que el autor no ha proporcionado información suficiente que indique que el suministro de agua dulce es inaccesible, insuficiente o inseguro para producir una amenaza razonablemente previsible de un riesgo para la salud que menoscabe su derecho a disfrutar de una vida con dignidad o causar su muerte antinatural o prematura.

9. 9         El Comité toma nota asimismo de la alegación del autor ante las autoridades nacionales de que se había vulnerado su derecho a la vida por haber sido privado de sus medios de subsistencia, ya que sus cultivos habían sido destruidos debido a depósitos de sal en el suelo. El Comité observa la constatación de las autoridades nacionales de que, si bien el autor declaró que era difícil cultivar cultivos, no era imposible. El Comité reconoce que, en determinados lugares, la falta de alternativas a los medios de subsistencia puede poner a las personas en un mayor riesgo de vulnerabilidad a los efectos adversos del cambio climático. Sin embargo, el Comité toma nota de la falta de información proporcionada por el autor sobre fuentes alternativas de empleo y sobre la disponibilidad de asistencia financiera para satisfacer las necesidades humanitarias básicas en la República de Kiribati. El Comité toma nota además de la observación del Tribunal de que la mayoría de los cultivos nutritivos seguían estando disponibles en la República de Kiribati. La información que se pone a disposición del Comité no indica que, cuando se haya producido la expulsión del autor, exista un riesgo real y razonablemente previsible de que esté expuesto a una situación de indigencia, privación de alimentos y precariedad extrema que pueda amenazar su derecho a la vida, incluido su derecho a una vida digna. Por consiguiente, el Comité considera que el autor no ha establecido que la evaluación de las autoridades nacionales fuera claramente arbitraria o errónea a este respecto, o equivaliera a una denegación de justicia.

9. 10       Por último, el Comité toma nota de la afirmación del autor de que se enfrenta a un riesgo para su derecho a la vida debido a la sobrepoblación y a la inundación frecuente y cada vez más intensa y las rupturas de los muros marinos. El Comité también toma nota del argumento del autor de que los tribunales del Estado Parte incurrieron en error al determinar el plazo en el que se produciría un daño grave al autor en la República de Kiribati, y no dieron suficiente peso al testimonio pericial del investigador sobre el cambio climático. El Comité observa que, en sus observaciones presentadas en 2016, el autor afirmó que la República de Kiribati pasaría a ser inhabitable en un plazo de 10 a 15 años.

9.11. El Comité toma nota de la observación del Tribunal de Inmigración y Protección de que los daños causados por el cambio climático pueden ocurrir a través de eventos de aparición repentina y procesos de inicio lento. Los informes indican que los eventos de inicio de la columna son acontecimientos discretos que tienen un impacto inmediato y obvio durante un período de horas o días, mientras que los efectos de inicio lento pueden tener un impacto gradual y adverso en los medios de vida y los recursos durante un período de meses a años. Tanto los eventos de aparición repentina (como tormentas intensas e inundaciones) como los procesos de inicio lento (como el aumento del nivel del mar, la salinización >  VVVVVVVVVM        y la degradación de la tierra) pueden impulsar el movimiento transfronterizo de individuos que buscan protección contra los daños relacionados con el cambio climático. [17] El Comité opina que, sin esfuerzos nacionales e internacionales sólidos, los efectos del cambio climático en los Estados receptores pueden exponer a las personas a una violación de sus derechos en virtud de los artículos 6 o 7 del Pacto, lo que desencadenará las obligaciones de no devolución de los Estados remitentes. Además, dado de que el riesgo de que todo un país se sumerja bajo el agua es un riesgo tan extremo, las condiciones de vida en un país de este tipo pueden llegar a ser incompatibles con el derecho a la vida con dignidad antes de que se realice el riesgo.

9. 12       En el caso de autos, el Comité acepta la alegación del autor de que el aumento del nivel del mar puede hacer inhabitable a la República de Kiribati. Sin embargo, observa que el plazo de 10 a 15 años, como sugirió el autor, permite la intervención de actos de la República de Kiribati, con la asistencia de la comunidad internacional, para adoptar medidas afirmativas para proteger y, en su caso, reubicar su población. El Comité toma nota de que las autoridades del Estado Parte examinaron a fondo esta cuestión y constatan que la República de Kiribati estaba adoptando medidas de adaptación para reducir las vulnerabilidades existentes y aumentar la resiliencia a los daños relacionados con el cambio climático. Sobre la base de la información que se le ha puesto a su disposición, el Comité no está en condiciones de concluir que la evaluación de las autoridades nacionales de que las medidas adoptadas por la República de Kiribati bastarían para proteger el derecho a la vida del autor en virtud del artículo 6 del Pacto era claramente arbitraria o errónea a este respecto, o equivalía a una denegación de justicia. 

9.13        A la luz de estas constataciones, el Comité considera que los tribunales del Estado Parte proporcionaron al autor una evaluación individualizada de su necesidad de protección y tomaron nota de todos los elementos proporcionados por el autor al evaluar el riesgo al que se enfrentó cuando el Estado Parte lo trasladó a la República de Kiribati en 2015, incluidas las condiciones prevalecientes en Kiribati, los riesgos previstos para el autor y los demás habitantes de las islas, la época, los riesgos previstos para el autor y los demás habitantes de las islas, las autoridades de Kiribati y la comunidad internacional deben intervenir y los esfuerzos ya en marcha para abordar la gravísima situación de la islas. El Comité considera que, si bien el autor no está de acuerdo con las conclusiones fácticas del Estado Parte, la información que se le ha puesto a su disposición no demuestra que la realización del procedimiento judicial en el caso del autor fuera claramente arbitraria o equivaliera a un error manifiesto o a una denegación de justicia, o que el tribunal violara de otro modo su obligación de independencia e imparcialidad.

9.14       Sin perjuicio de la responsabilidad continua del Estado Parte de tener en cuenta en el futuro caso de deportación la situación en ese momento en la República de Kiribati y datos nuevos y actualizados sobre los efectos del cambio climático y el aumento del nivel del mar, el Comité no está en condiciones de los derechos del autor en virtud del artículo 6 del Pacto fueron violados tras su deportación a la República de Kiribati en 2015.

10.         El Comité de Derechos Humanos, en virtud del artículo 5, apartado 4, del Protocolo Facultativo, opina que los hechos que tiene ante sí no le permiten concluir que la expulsión del autor a la República de Kiribati violó sus derechos en virtud del artículo 6(1) del Pacto. 

Annex 1  
                   Individual opinion of Committee member Vasilka Sancin (dissenting)

 
1.            Lamento no poder unirme a la mayoría para constatar que el Comité no está en condiciones de concluir que la apreciación del Estado Parte de que las medidas adoptadas por la República de Kiribati bastarían para proteger el derecho al autor en virtud del artículo 6 del Pacto era claramente arbitraria o manifiestamente errónea, o equivalía a una denegación de justicia (párrafos 9.12 y 9.13), en particular porque, en mi opinión, el Estado Parte no presentó pruebas de una evaluación adecuada de la evaluación adecuada de los hijos acceso al agua potable en Kiribati.

2.            El autor adujo, entre otros, que al llevarlo a él y a su familia a Kiribati, Nueva Zelandia violó el artículo 6, apartado 1, del Pacto, porque no tienen acceso al agua potable, lo que representa una amenaza inminente para sus vidas. Las pruebas, no impugnadas por el Estado Parte, se pueden encontrar en los párrafos. 2.4, 2.6 y 5 de las vistas.

3.             El Estado Parte concluyó lo contrario de que no hay pruebas que respalden la afirmación del autor de que no pudo obtener agua potable y de que no hay pruebas de que no tuviera acceso al agua potable (párr. 2.8). Mi preocupación se deriva del hecho de que la noción de «agua potable» no debe equipararse a la «agua potable segura». El agua puede ser designada como potable, mientras que contiene microorganismos peligrosos para la salud, particularmente para los niños (los tres hijos dependientes del autor nacieron en Nueva Zelanda y, por lo tanto, nunca estuvieron expuestos a las condiciones del agua en Kiribati).

4.             El Comité (párr. 9.6) repite el argumento del Estado Parte de que, aunque el Tribunal consideró que el autor era totalmente creíble, y aceptó las pruebas presentadas, consideró que no se había establecido que se enfrentaba a un riesgo inminente o probable de privación arbitraria de la vida al regresar a Kiribati. En particular, el Tribunal constató que no había pruebas de que: ... (c) no podría cultivar alimentos ni acceder a agua potable; ... o f) el Gobierno de Kiribati no había tomado medidas programáticas para prever las necesidades básicas de la vida, a fin de cumplir con su obligación positiva de cumplir con el derecho a la vida del autor. Estas conclusiones se basaron en el hecho de que el Gobierno de Kiribati había tomado medidas para hacer frente a los efectos del cambio climático, según el Programa de Acción Nacional de Adaptación de 2007. En el párr. 9.8, el Comité, si bien reconoce las dificultades que pueden causar el racionamiento del agua, concluye que el autor no ha proporcionado información suficiente que indique que el suministro de agua dulce es inaccesible, insuficiente o inseguro para producir una amenaza razonablemente previsible de un riesgo para la salud que menoscabe su derecho a disfrutar de una vida con dignidad o causar su muerte prematura o antinatural.

5.             Sin embargo, los informes de expertos, entre otros, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho humano al agua potable y al saneamiento, La Sra. Catarina de Albuquerque, después de su misión en Kiribati a partir del 25 de julio de 2012,[18]advirtió que en Kiribati, la Estrategia Nacional de Desarrollo 2003-2007 y el Plan Nacional de Desarrollo 2008-2011 contienen políticas y objetivos de importancia directa para el agua, pero que la Política Nacional de Recursos Hídricos de 2008 y las prioridades de la Política Nacional de Saneamiento de 2010 establecen prioridades en la Política Nacional de Saneamiento de 2010 durante los primeros 3 años aún no se han implementado. En estas circunstancias, en estas circunstancias, en mi opinión, corresponde al Estado Parte, y no al autor, demostrar que el autor y su familia gozarían de hecho el acceso al agua potable (o incluso potable) en Kiribati, cumplir con su deber positivo de proteger la vida de los riesgos derivados de riesgos naturales conocidos.

6.             Teniendo en cuenta todo lo anterior, no estoy convencido de que la alegación del autor relativa a la falta de acceso al agua potable no esté justificada por constatar que la evaluación del Autor y de su situación familiar por parte del Estado Parte era claramente arbitraria o manifiestamente errónea. Por esta razón, en las circunstancias del presente asunto, discrepo de la conclusión de la Comisión de que los hechos que se le han sometido no le permiten concluir que la expulsión del autor a Kiribati violó sus derechos en virtud del artículo 6, apartado 1, del Covenant.

Anexo 2
Individual opinion of Committee member Duncan Laki Muhumuza (dissenting)

1.            Al examinar detenidamente los hechos de la comunicación instantánea, considero que el autor presenta un caso que revela una infracción y, en consecuencia, debe ser admisible. Los hechos sometidos al Comité vuelven a insistir en la necesidad de emplear un enfoque sensible al ser humano en las cuestiones de derechos humanos. Por consiguiente, no estoy de acuerdo con la posición que ha alcanzado el resto de la Comisión. El Estado Parte impuso al autor una carga de prueba irrazonable para establecer el riesgo real y el peligro de la privación arbitraria de la vida, en el ámbito de aplicación del artículo 6 del Pacto. Las condiciones de vida establecidas por el autor, resultantes del cambio climático en la República de Kiribati, son significativamente graves y suponen un riesgo real, personal y razonablemente previsible de amenaza para su vida en virtud del artículo 6, apartado 1, de la Convención. Además, el Comité debe ocuparse de cuestiones críticas y significativamente irreversibles del cambio climático, con el enfoque que busca mantener la santidad de la vida humana.

2.            El autor presenta las pruebas, que ni el Estado Parte, ni el resto del Comité, den lugar a que el aumento del nivel del mar en Kiribati haya dado lugar a: la escasez de espacio habitable que causa disputas violentas contra la tierra que ponen en peligro las disputas violentas de tierras; una grave degradación ambiental que resulta en la contaminación del suministro de agua y la destrucción de los cultivos alimentarios; sin embargo, la familia del autor se basó en gran medida en la agricultura y la pesca de subsistencia. Desde su traslado a Kiribati, el autor y su familia no han podido cultivar cultivos. Además, la tierra en Tarawa (el pueblo natal del autor y su familia) se ha inundado significativamente; con la tierra sumergida hasta las rodillas en las mareas del rey. Además, más allá de las historias de niños que sufren diarrea y muertes debido a la mala calidad del agua potable, el autor y su familia a su regreso a Kiribati, han tenido problemas de salud malos, con uno de sus hijos sufriendo un grave caso de intoxicación de sangre, causando ebullición por todo el cuerpo. 

3.            Considerando que el riesgo para una persona expulsada o destituida de otro modo debe ser personal, no derivado de las condiciones generales, salvo en casos extremos, el umbral no debe ser demasiado alto e irrazonable. Aun cuando la jurisprudencia del Comité hace hincapié en un umbral elevado para proporcionar motivos sustanciales para establecer que existe un riesgo real de daño irreparable; ha sido fundamental considerar todos los hechos y circunstancias pertinentes, incluida la situación general de los derechos humanos en el país de origen del autor. [19] Como corolario necesario para llegar al umbral elevado, el Comité ha tenido cuidado de contrarrestar una norma potencialmente inalcanzable, con la necesidad de tener en cuenta todos los hechos y circunstancias pertinentes, que comprenden entre otras condiciones: la grave situación en el país del autor.

4.            La posición del Comité es que el derecho a la vida incluye el derecho de las personas a disfrutar de una vida con dignidad, libre de actos u omisiones que se espera que causen muerte prematura o antinatural. [20] También es la posición del Comité que la degradación del medio ambiente y el cambio climático constituyen amenazas extremadamente graves para la capacidad de las generaciones presentes y futuras de disfrutar del derecho a la vida. [21] En reconocimiento de esta realidad, los Estados se han visto obligados a preservar el medio ambiente y protegerlo contra los daños, la contaminación y el cambio climático.[22]

5.            En mi opinión, el autor se enfrenta a un riesgo real, personal y razonablemente previsible de una amenaza a su derecho a la vida como consecuencia de las condiciones de Kiribati. La considerable dificultad para acceder al agua dulce debido a las condiciones ambientales debería ser suficiente para alcanzar el umbral de riesgo, sin ser una falta total de agua dulce. Hay evidentes dificultades significativas para cultivar cultivos. Además, incluso si las muertes no se producen con regularidad debido a las condiciones (como ha sido articulada por el Tribunal), no debe significar que no se haya alcanzado el umbral. [23] En efecto, sería contraintuitivo para la protección de la vida, esperar a que las muertes sean muy frecuentes y considerables; a fin de considerar el umbral de riesgo tal como se ha cumplido. Es el estándar sostenido en este Comité, que las amenazas a la vida pueden ser una violación del derecho, incluso si no resultan en la pérdida de vidas. [24] Es suficiente que el hijo del autor ya haya sufrido importantes riesgos para la salud debido a las condiciones ambientales. Basta con que el autor y su familia ya se enfrenten a importantes dificultades para cultivar cultivos y recurrir a la vida de la agricultura de subsistencia de la que dependían en gran medida. Teniendo en cuenta la situación del autor y su familia, equilibrada con todos los hechos y circunstancias de la situación en el país de origen del autor, revela un sustento por debajo de la dignidad que la Convención pretende proteger. 

6.            Por último, si bien es loable que Kiribati esté adoptando medidas adaptativas para reducir las vulnerabilidades existentes y abordar los males del cambio climático, es evidente que la situación de la vida sigue siendo incompatible con las normas de dignidad del autor, como exige el Pacto. El hecho de que esto sea una realidad para muchos otros en el país, no lo hace más digno para las personas que viven en tales condiciones. La acción de Nueva Zelanda es más como forzar a una persona ahogada de nuevo en un barco que se hunde, con la "justificación" de que después de todo hay otros viajeros a bordo. Incluso cuando Kiribati hace lo necesario para abordar las condiciones; mientras permanezcan terribles, la vida y la dignidad de las personas siguen en riesgo

[1] https://tbinternet.ohchr.org/_layouts/15/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CCPR/C/127/D/2728/2016&Lang=en[2] https://buff.ly/37glboS[3]Observación general No 36 (2018) sobre el artículo 6 del Pacto sobre el derecho a la vida (CCPR/C/GC/36), párr. 30.[4]Ver, inter Otros, B.D.K. v. Canadá (CCPR/C/125/D/3041/2017), párr. 7.3; Y K c. Dinamarca (CCPR/C/114/D/2393/2014), párr. 7.3.[5]Observación general No. 36 (CCPR/C/GC/36), párr. 31.[6]Observación general No 36 (CCPR/C/GC/36), párr. 31.[7]Véase, entre otras cosas, X c. Suecia (CCPR/C/103/D/1833/2008), párr. 5.18.[8]Ver, inter Otros, M.M. v. Dinamarca (CCPR/C/125/D/2345/2014), párr. 8.4; B.D.K. v. Canadá (CCPR/C/125/D/3041/2017), párr. 7.3; Véase también Comité de Derechos Humanos, Observación General No 32, Artículo 14: Derecho a la igualdad ante los tribunales y a un juicio justo (CCPR/C/GC/32) (2007).[9]General Comentario No 36 (CCPR/C/GC/36), párr. 3; Ver Portillo Cáceres et al. v. Paraguay (CCPR/C/126/D/2751/2016), párr. 7.3.[10]Ver Toussaint Ⅴ. Canadá (CCPR/C/123/D/2348/2014), para. 11.3; Portillo Cáceres et al. v. Paraguay (CCPR/C/126/D/2751/2016), párr. 7.5.[11]Ver, inter Otros, Portillo Cáceres et al. v. Paraguay (CCPR/C/126/D/2751/2016), párr. 7.3.[12]Observación general No 36 (CCPR/C/GC/36), párr. 62. [13]Portillo Cáceres et al. v. Paraguay (CCPR/C/126/D/2751/2016), párr. 7.4 ; Corte Interamericana de Derechos Humanos, Opinión consultiva OC-23/17 del 15 de noviembre de 2017 medio ambiente y los derechos humanos,eries A, No. 23, a. 47; Kawas Fernández v. Honduras, sentencia de 3 de abril de 2009, serie C, No 196, párr. 148. Véase también Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos,omment No 3 sobre la Carta Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos: El Derecho a la Vida (artícula 4), para. 3 (Sresponsabilidades de proteger la vida "extender se Pmedidas desiguales para preservar y proteger el medio ambiente natural, y las respuestas humanitarias a desastres naturales, hambrunas, brotes de infecciosos enfermedades u otras emergencias.") Véase también Tribunal Europeo de Derechos Humanos, solicitud Nos. 54414/13 y 54264/15, Charles y otros contra Italia, sentencia de 24 de enero de 2019, para. 157 (los graves daños ambientales pueden afectar el bienestar de las personas y privarlos del disfrute de su domicilio, a fin de comprometer su derecho a la vida privada).[14]Véase Tribunal Europeo de Derechos Humanos, M. Izel y otros c. Turquía, sentencia de 17 de noviembre de 2015, párrs. 170, 171 y 200; Budayeva y otros contra Rusia, sentencia de 20 de marzo de 2008, párrs. 128–130, 133 y 159; Érinyildiz c. Turquía, juicio de 30 de noviembre de 2004, párrs. 71, 89, 90 y 118. [15]Cf., Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Sufi y Cascos c. Reino Unido, application No 8319/07 y 11449/07, sentencia de 28 de junio de 2011, párrs. 218, 241.[16]Ver Jasin c. Dinamarca (CCPR/C/114/D/2360/2014), desfiles. 8.8, 8.9; Warsame v. Canadá (CCPR/C/102/D/1959/2010), para. 8.3.[17]Véase Global Compact para una migración segura, ordenada y regular (A/RES/73/195), párr. 18 h), (i), (l).[18] https://newsarchive.ohchr.org/en/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=12389&LangID=E (consultado el 12 de diciembre de 2019).[19]B.D.K. c. Canadá (CCPR/C/125/D/3041/2017), párr. 7.3; K. c. Dinamarca (CCPR/C/114/D/2393/2014), párr. 7.3.[20] Observación general No 36 (CCPR/C/GC/36), párr. 3.[21] Observación general No 36 (CCPR/C/GC/36), párr. 62.[22] Ibíd.[23]Véase, p. 5, de la decisión del Comité, párr. 2.9.[24] Véase la página 11 de la decisión del Comité, párr. 9.4.