Búsqueda
Recibir novedades
Celular
UNA VISITA QUE VENDE HUMO
La incineración de residuos es una tecnología polémica, muy criticada por los altos costos y alto nivel de contaminación que genera


 06.10.14

INFORME COMPLETO

El Ejecutivo porteño y una delegación de Legisladores de la Ciudad visitarán plantas de incineración en Francia y España, a pesar que esa tecnología está prohibida en la Ciudad. La incineración de residuos es una tecnología polémica, muy criticada por los altos costos y alto nivel de contaminación que genera ¿Será que Buenos Aires va camino a la incineración?

 

Esta semana un contingente conformado por el Ministro de Ambiente y Espacio Público porteño y su equipo, el presidente de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) y varios legisladores de la Ciudad del PRO, UNEN y FPV, visitarán una serie de instalaciones asociadas a la gestión de residuos sólidos urbanos, entre otras, la moderna planta de incineración de residuos Isseane, ubicada en París.

 

Resulta extraña que esta visita se realice (y a expensas del erario público) porque la incineración, en todas sus formas y variantes, está prohibida en la Ciudad de Buenos Aires, ya sea en su propio territorio o en otro, por el artículo 7 de la ley Nº 1.854, conocida como ?Ley de Basura Cero?.

 

El Observatorio del Derecho a la Ciudad denuncia que la incineración de residuos no es una fuente de energía renovable, no es propensa a mitigar los efectos del cambio climático y son un peligro para la salud de la comunidad y el ambiente.

 

A pesar que el GCBA argumenta su compromiso por cumplir la ?Ley de Basura Cero?, la licitación pública y los nuevos contratos de recolección de residuos sólidos urbanos-fracción húmeda por 10 años firmados con las empresas adjudicatarias, y la futura construcción de las dos plantas de Tratamiento Mecánico y Biológico (MBT) van en contrario a esta meta. El nuevo y costoso[1] contrato no contempla que la Ciudad implemente un servicio especial de recolección diferenciada de los residuos orgánicos de los húmedos.   

 

En este contexto entran las plantas MBT, que son las únicas instalaciones que pueden ?recuperar? los residuos una vez mezclados (orgánicos y húmedos). Su índice de recuperación es muy bajo, su rechazo muy alto, y es cuestionable el tratamiento de la fracción orgánica por este método. 

 

Inexorablemente la Ciudad de Buenos Aires va camino a liquidar la Ley de Basura Cero apostando a ?soluciones mágicas? que eliminan los residuos con altos costos y prácticas que distan mucho de ser eficientes y sustentables.

 



ETIQUETAS